Wilde Encadenado. La novela.: Prólogo Luis Antonio de Villena por José Carlos Bermejo

Wilde Encadenado. La novela.: Prólogo Luis Antonio de Villena por José Carlos Bermejo

Titulo del libro: Wilde Encadenado. La novela.: Prólogo Luis Antonio de Villena

Autor: José Carlos Bermejo

Número de páginas: 230 páginas

Fecha de lanzamiento: March 4, 2018

Editor: Actually Notes Ediciones

Wilde Encadenado. La novela.: Prólogo Luis Antonio de Villena de José Carlos Bermejo está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

José Carlos Bermejo con Wilde Encadenado. La novela.: Prólogo Luis Antonio de Villena

WILDE ENCADENADO es una novela de intriga basada en hechos reales: Estamos en enero de 1882, ÓSCAR WILDE visita Norteamérica para pronunciar una serie de conferencias en las que explicará qué es el esteticismo. En Nueva York, como se puede leer en algunas de sus biografías, es TIMADO. Esta es la historia de lo que ocurrió. O no…

Wilde Encadenado cuenta la búsqueda de la respuesta a una pregunta eterna: ¿cuál es el sentido de la vida?

La gran expectación que atrae Wilde a la pudiente sociedad de la época también cautiva a la joven e idealista Lisa Lee Cotton, propietaria de una librería en Pebbletown, localidad del Medio Oeste norteamericano. Sumida en una continua crisis existencial e intentando mejorar las ventas de su negocio, invita al joven esteta a visitar su establecimiento para que pueda trasladar sus seductoras y novedosas ideas. Pero no será Wilde el que acuda, sino el violinista León Goblin, quien usurpa la identidad de aquél, junto a Theodor Oakley, después de un infructuosa estafa alrededor de una singular partida de póker jugada en la misma noche en la que Wilde pronuncia su primera conferencia en Nueva York.

El devenir de la narración nos llevará a conocer los detalles del viaje hasta Pebbletown de estos dos truhanes sin fortuna; de cómo la impostura va creciendo y cómo, contra pronóstico, es posible dilucidar los misterios que acontecen a la vida y encontrar su verdadero y auténtico sentido.

Extracto del prólogo de LUIS ANTONIO DE VILLENA



"Óscar no era todavía la descomunal leyenda que es hoy, pero ya era una leyenda y a él le gustaba cultivarla. Hablamos de un Wilde joven (nació en Dublín en 1854) y que había publicado un muy primoroso, aunque no en exceso novedoso, libro de poemas. Si bien el esteticismo inglés lo inventaron Ruskin, Walter Pater -que fue profesor en Oxford de Wilde- y lo siguieron poetas como Swimburne o el también pintor prerrafaelita y decadente Dante Gabriel Rossetti, fue Óscar Wilde quien lo convirtió en una tarea de propaganda personal y en objeto de divulgación. El Wilde que se paseaba con un girasol en la mano, y que lucía “el traje estético” (aspiraba a que hombres y mujeres vistieran de otra manera) incluyendo hebillas plateadas en los zapatos de charol… Es decir, Óscar Wilde llegó al festival esteticista de los últimos pero se convirtió (al poner su persona al servicio de la causa) en prácticamente el primero… (...)

Todo esto (y las muchas anécdotas americanas de Wilde, como su desdén por las cataratas del Niágara) es necesario tenerlo como telón de fondo para entender y gozar la novela de nuestro amigo José Carlos Bermejo, “Wilde encadenado” que es esencialmente ficción, y buena y muy amena ficción, sobre este Wilde americano y neoyorquino y con el eco noble de una famosa tragedia atribuida a Esquilo (aunque actualmente se piensa que es de un escritor posterior) llamada “Prometeo encadenado”.
José Carlos Bermejo ficcionaliza muy bien al Wilde americano, dejándonos presente siempre que estamos ante una novela y lo que es más una novela de intriga. Baste un párrafo para entender el tono (de un admirador de Wilde) que no la peripecia: “¿Óscar Wilde? Por supuesto, ¿quién no conoce a Óscar Wilde? Estuve en el Chikering Hall –uno de los lugares de las conferencias de Óscar– escuchando su fantástica conferencia. ¡Qué deslumbrante joven! ¡Y qué osado! Solo por ver cómo viste merece la pena conocerlo. ¿Y cómo has conseguido que venga? No dejarás de sorprenderme nunca.”

Disfrutemos de Wilde y de sus embrollos neoyorquinos en una muy singular y atractiva novela. Gracias a José Carlos Bermejo."